villa franquista

Un exministro franquista declaró ante una jueza argentina

Está acusado de crímenes de lesa humanidad durante la dictadura franquista y la Transición española. Es un gran avance para la querella abierta en Argentina, después de varios años de falta de cooperación de España.

El pacto durante la llamada Transición, en muchos casos de impunidad, hizo que familiares de las víctimas buscaran reparación en la justicia universal y la encontraran en la jueza argentina Servini de Cubría, que en 2014 pidió la extradición de Martín Villa para interrogarlo como responsable de supuestos delitos contra la humanidad.

Finalmente hoy se realizó la indagatoria de Martín Villa, de 85 años, que por el contexto mundial se realizó de manera virtual desde el consultado general de Argentina en Madrid, en cuyas puertas se concentraron familiares de las víctimas.

El exministro escuchó primero la lectura de la imputación en su contra por crímenes de lesa humanidad entre 1976 y 1977, tras arribar junto a un abogado defensor a la sede de la representación argentina, lugar fijado para la audiencia. Desde Buenos Aires se conectaron la jueza y el fiscal.

Según la acusación Villa habría ordenado como titular de la cartera de Relaciones Sindicales y luego de Gobernación en su país, la represión a trabajadores que causó once muertos y decenas de heridos graves.

La magistrada lo imputó por «homicidio calificado por haber sido cometido con el concurso premeditado de dos o más personas, previsto en el artículo 80, inciso 6°, del Código Penal argentino».

Se trata de delitos que «constituyen crímenes de lesa humanidad por lo que, en uno u otro caso la acción y la pena son imprescriptibles y sus responsables están sujetos a persecución a través de la aplicación del principio de jurisdicción universal», fundamentó la magistrada cuando firmó la citación a indagatoria.

El exministro y figura destacada de los años de la transición hacia la democracia expresó en varias ocasiones que quería comparecer para defender su «inocencia».

Antes de ser interrogado, el pasado 25 de agosto, el exministro español remitió a la jueza argentina cartas de apoyo con testimonios de cuatro expresidentes españoles: los socialistas Felipe González y José Luis Rodriguez Zapatero y los conservadores José María Aznar y Mariano Rajoy, así como de exlíderes sindicalistas.

Las cartas, que alaban la labor política desarrollada por Martín Villa durante la transición española fueron, según la opinión de los querellantes, un «intento burdo y grotesco» por «ejercitar una presión política sobre la jueza Servini, quien después de varios años tiene la posibilidad de interrogar por primera vez a uno de sus acusados».


 

Deja un comentario