hospital papa francisco2

Científicos salteños analizarán la presencia viral en el aire de hospitales

Esta semana en el hospital Papa Francisco se comenzará a analizar la carga viral, puntualmente de coronavirus, para determinar medidas preventivas y conocer el alcance de transmisión que tiene el virus por el aire.

El equipo de trabajo pertenece al Laboratorio de Aguas y Suelo del Instituto de Investigaciones para la Industria Química, que iniciará esta semana estudios para detectar virus SarsCov2 en ambientes cerrados de hospitales y hoteles donde se alojaron repatriados. La experiencia comenzará en el Papa Francisco.

La directora del proyecto es Cecilia Cruz, quien explicó en comunicación con El Influencer que está finalizando la etapa de calibrado del <<muestreador>>, un equipo que llegó hace unos días a la provincia.

Esta investigación apunta a detectar en ambientes cerrados la carga viral de coronavirus, con el objetivo de fondo de cuidar al personal de salud, que es un recurso crítico en esta pandemia.

“Tenemos experiencia en detección de patógenos a través de la PCR, que es la que se usa para diagnosticar Covid en humanos. También es posible aplicarlas en muestras ambientales, como aire y agua”, señala Cruz, quien también participa en el estudio de aguas residuales en Salvador Mazza. En esta localidad permitió focalizar la atención epidemiológica en zonas puntuales.

La investigadora recuerda el principio de la pandemia, cuando la Organización Mundial de la Salud hizo foco únicamente en los contagios a partir del contacto de manos en superficie contaminadas y micro gotas; pero sobre la base de estudios posteriores, se sabe que “puede haber transmisión por aerosol”.

Puso como ejemplo el estudio desarrollado en un restaurant de Guangzhou, China, donde únicamente se contagiaron personas que estaban sentadas en el recorrido del flujo del aire acondicionado.

 

Esquema gráfico del estudio realizado en China

“Luego salió esta convocatoria del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación para el financiamiento de proyectos por 12 meses y se podía solicitar hasta un millón de pesos”, recuerda Cruz haciendo referencia al inicio del proyecto. “Tenía esta inquietud de cómo funcionaba el aire en Salta, porque se habilitaron muchos espacios públicos cerrados para el tratamiento de pacientes como el Centro de Convenciones, la escuela adyacente al Papa Francisco e incluso en hospitales se adaptaron salas comunes como de terapia intensiva”.

Sostiene que no es lo mismo un hospital preparado para enfermedades infecciosas donde las áreas tiene presión negativa del aire, a salas adaptadas o, como pasa en Salta hospitales que funcionan en edificios antiguos donde no hay certeza del flujo del aire.

 “Al haber cargas virales en distintos ambientes también se pone el riesgo al personal de salud, por eso es importante evaluar cuantitativamente el riesgo de contagio de una persona al exponerse a estas partículas virales en aerosoles”, sostuvo.

Cecilia Cruz en el Laboratorio perteneciente a la Universidad Nacional de Salta

Cómo funciona

 Es un equipo, muestreador de aire, donde se coloca un filtro. Este succiona el aire de acuerdo a cómo se lo regula, dependiendo las dimensiones de la habitación y el tiempo en que se programa. Todo lo que ingresa queda retenido en una membrana gelificada- en el laboratorio se disuelve en un líquido, se hace la extracción de la ARN que contiene el virus y después se aplica la PCR. “Es la misma que usa para pacientes, que en vez de ser por hisopado es una membrana de la cual se extraen los acido nucleicos”, indicó.

De esta manera se puede saber qué cantidad de partículas virales está presente en la muestra, cuantificando los resultados. “Al ser un proyecto interinstitucional, la idea es que se tomen medidas de prevención, concientizar más al personal sanitario sobre dónde están las zonas de mayor riesgo”, manifestó

Ámbitos de aplicación

Cruz informó que cuando finalice la puesta a punta de la parte técnica, el trabajo iniciará en el hospital Papa Francisco, por ser el primer nosocomio con el que tomaron contacto a través de sus autoridades. “Me comuniqué con el doctor Ricardo León de la Fuente que también es investigador del Conicet y jefe de Terapia Intensiva del Papa”, agregó.

La idea es continuar en hoteles donde recibieron a repatriados, ya que deben asegurar que no quede carga viral de coronvirus antes de reiniciar sus prestaciones normales. El Centro de Convenciones también puede ser un ámbito de aplicación e indicó que iniciará contactos con autoridades del Hospital San Bernardo.

Antecedentes de Cruz

 Cecilia Cruz es ingeniera en recursos naturales y ambiente, realizó un doctorado en ingeniería ambiental en la Universidad Nacional de Salta. Posteriormente completó un post doctorado en Singapur, donde vivió cinco años y en 2018 regresó a Argentina como investigadora del Conicet.

“En mi carrera siempre tuve la inquietud de abordar temas relevantes para la comunidad. Mi tema específico es calidad de agua, trabajo en micro bioma de agua potable, en eso me especialicé en Singapur”, expresó.

El trabajo en laboratorio demanda niveles de seguridad altos.

Deja un comentario