24-9 copia

De las lágrimas a la indignación

Entre los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan había siete salteños. Uno de ellos era Marcelo Enríquez, nacido y criado en El Quebrachal. Tenía dos hijos, que residían con él en Mar del Plata. Su madre, en cambio, sigue viviendo en el humilde pueblo de la región chaqueña. En noviembre de 2018, cuando fue encontrado el submarino, ella homenajeó a su hijo así. Ayer se denunció que el grupo de familiares de los marinos había sido investigado por la AFI mientras hacía reclamos al gobierno de Mauricio Macri, entre enero y junio de 2018.

Etiquetas: Sin etiquetas

Deja un comentario