quino

Murió Quino, un maestro del humor gráfico para definir la condición humana

Murió Quino, murió Joaquín Salvador Lavado, una parte importante de la cultura argentina que educó políticamente desde sus viñetas sintetizando como nadie las virtudes, errores, valores e incoherencia argentina.

Fue el humor gráfico convertido en arte, pero un humor con una gran conciencia social y ciudadana.

La triste noticia se conoció en Twitter a través de Daniel Divinsky, su editor histórico, propietario de Ediciones La Flor.

Joaquín Salvador Lavado el 17 de julio de 1932, en Mendoza,  empezó a estudiar en la Escuela de Bellas Artes provincial con apenas 12 o 13 años y abandonó a los 17. Estaba «cansado de dibujar ánforas y yesos”, según contaba. Comenzó su carrera como historietista a los 18 años, ya instalado en Buenos Aires.

 En 1954 publicó su primera tira en el semanario Esto Es. Según la biografía publicada en quino.com.ar, «pasó tres años de penurias económicas antes de ver su sueño hecho realidad». Recordando su debut, Quino dijo: “El día que publiqué mi primera página pasé el momento más feliz de mi vida”.

En 1963 le encargaron un trabajo de publicidad gráfica encubierta para Mansfield, una marca de electrodomésticos, para la cual creó a un personaje llamado Mafalda. Cuando la campaña se canceló, decidió publicar esos dibujos en la revista Leoplán.

Intuyendo que había mucho más para explorar con Mafalda, comenzó a publicarla regularmente en el semanario Primera Plana en 1964. Entre 1965 y 1967 se la pudo leer en el diario El Mundo. El éxito fue inmediato en el país y también a nivel internacional: los primeros países en comprar los derechos para su edición fueron Italia, España y Portugal

Mafalda

 Mafalda iluminó las primeras reflexiones sobre la sociedad y la política en una época de efervescencia a nivel nacional y mundial, trascendiendo generaciones, países y culturas gracias a su humor ácido e incluso cínico escudado en la imagen de una niña que con brutal franqueza desnudaba las miserias humanas.

Mafalda se convirtió en uno de los mayores íconos de la cultura popular, por ser la niña rebelde y cuestionadora que reflejaba el mundo de los años 60: las inquietudes sociales y políticas de la clase media argentina, y los temas de impacto social como la injusticia, la guerra, el racismo.

El 25 de junio de 1973 se publicó la última tira de Mafalda. Según Quino, fue porque «se me agotaron las ideas». Tras esa decisión, se mudó a Italia.

Las tiras fueron traducidas a 30 idiomas y llevadas al cine y la televisión. En 2012 la tira llegó en formato eBook a la tienda Kindle de Estados Unidos en español. Y en diciembre de 2012 hizo su llegada oficial a las redes sociales, con las cuentas en Twitter, Facebook, Instagram y Pinterest. Las últimas lenguas en las que se publicó la historieta fueron el braille y el guaraní.

A lo largo de su trayectoria recibió infinidad de distinciones como la Encomienda de Isabel la Católica de España y la Medalla de la Orden de la Artes y las Letras de Francia y la insignia de oficial de la Legión de Honor francesa.

El año 2014 fue muy especial para Quino. No sólo le fue concedido el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, sino que también cumplió 60 años con el humor gráfico y Mafalda celebró 50 años. Además, inauguró la 40° edición de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, donde su presencia -mientras su salud se lo permitió- fue tan asidua como comprometida: pasaba horas firmando ejemplares de sus fans de todas las edades.

«Comienza tu día con una sonrisa y verás lo divertido que es ir por ahí desentonando con todo el mundo»

Quino

 

Deja un comentario