Crimenes de Familia

Reseña de cine: Crímenes de familia

Una buena propuesta nos trae la plataforma más famosa del mundo: Crímenes de Familia dirigida por Sebastián Schindel. Una muy buena película. Tiene grandes actuaciones y un excelente guion.  Deja dando vueltas muchas temáticas interesantes para escarbar: el rol de la mujer en todos sus planos, lo ético, el sistema judicial y las relaciones sociales.

Se estrenó el pasado 7 de mayo del presente año. Dirigida por Sebastián Schindel (tiene buenos antecedentes: El patrón y El hijo, dos películas con buenos antecedentes interpretadas por Joaquin Furriel) El guion está elaborado conjuntamente por Sebastián Schindel y Pablo Del Teso (sin fisuras y bien constituído) Del reparto participan Cecilia Roth, Yanina Avila (actriz no profesional), Miguel Angel Solá , Sofía Gala, Benjamín Amadeo, Paola Barrientos, Diego Cremonesi y Marcelo Subiotto (los principales del reparto).

Crímenes de familia cuenta las historias de tres madres que atraviesan diferentes problemas con sus hijos, parejas y familias. Existe un hilo conductor que este caso será uno de los ellos quien interpretará el papel de villano. Es una historia lineal, que gira en torno a la conducta de la protagonista principal que en este caso es Cecilia Roth. Las participaciones de los demás personajes son esporádicas y bien definidas (plantean una situación puntual).

Cecilia Roth (en el papel de Alicia) se desenvuelve en distintos conflictos: una clase social acomodada y las amistades no tan sinceras, como así también vecinos del coqueto piso de Recoleta quienes se encuentran consternados por la situación familiar que involucra a la protagonista y desdibuja la imagen de típica señora de clase acomodada. También este personaje está muy conflictuado en el ámbito familiar: en su rol de abuela tiene una relación casi nula con su ex nuera quien no le permite ver a su nieto. Por otra parte, existe un dato fundamental de estos conflictos internos: como madre casi siempre está tapando los “deslices” o acusaciones judiciales que frecuentan la vida de su hijo. Hay una mirada con respecto a la su cuestión materna ya que esta condición ciega o nubla la realidad o verdad (hay un hijo que reincide en sus adicciones y una familia bien posicionada que “lo salva”).

La acusación y posterior encarcelamiento del hijo, profundiza su angustia como madre y la lleva al punto de incurrir en acciones ilegales para salvar a su hijo.

En cuanto a su papel de esposa, se puede decir que tiene una relación de largos años. Existe en la pareja cordialidad y afecto, aunque las conductas fallidas de su hijo llevan al hartazgo de su esposo quien decide alejarse de esos conflictos dejando el departamento y su relación.

No menos importante y, en realidad el hilo conductor de toda la cuestión, es su rol como empleadora. Gladys, la empleada doméstica proviene del interior (Misiones) y es una persona huérfana en todos los sentidos figurados. Llega recomendada a la casa de La sra de Arrieta con su hijo y desde el vamos la protagonista lo cobija en sus brazos (es una especie de abuela para el niño y una madre para Gladys)

Gladys comete un “crimen” (ponemos entre comilla este término ya que la película sugiere un debate), en el departamento, lo que desencadena una serie de interminables conflictos en la vida de los Arrieta.

Finalmente, Alicia toma las decisiones correctas y tapa todos los baches que ha generado seguir ciegamente o apañar de alguna manera todo lo que hizo su hijo.

La película está bien filmada, bien actuada, mantiene la intriga a flor de piel. No es un film en donde la tecnología y sus retoques jueguen un papel determinante, es como se diría, cine clásico en donde sí importan las actuaciones, un guion sólido y una buena ambientación musical. Una interesante propuesta para el entretenimiento y la reflexión.

Por Javier Dávalos para Alegre Distopía, un programa de música, literatura y artes varias que imprime una mirada irónica y humorística a estos tiempos distópicos. Escuchalos todos los jueves de 17 a 19 horas por FM La Plaza 94.9

Deja un comentario