IMG_6767

«El panorama es muy incierto»

La cuarentena y el aislamiento obligatorio encontraron a la industria vitivinícola en plena vendimia. El presidente de la asociación Bodegas de Salta expresa sus temores ante un oscuro panorama comercial.

Salvo dos o tres que pertenecen a grandes grupos, la mayoría de las bodegas de Salta son empresas pequeñas, que tienen una producción de buena calidad pero de escala reducida. Por ello un alto porcentaje de sus vinos se comercializa en vinotecas y restaurantes, ya que no tienen volumen para competir con las bodegas cuyanas por espacios en las góndolas de los grandes supermercados. Con este panorama, la pandemia y la cuarentena las golpean profundamente.

La baja en las ventas en restaurantes y vinotecas está afectando mucho a las bodegas salteñas, ya que la mayoría no vende sus vinos en supermercados.

Roberto Thomann, presidente de Bodegas de Salta, dice al respecto: “La vendimia 2020 ha sido buena, a pesar de que en algunos viñedos hubo hasta tres caídas de granizo antes de la cosecha. También ha sido un año muy lluvioso, pero hasta comienzos de febrero, y por eso no afectó la cosecha. En cuanto a los rindes, en algunos casos fueron superiores a años anteriores y en otros un poco más bajos, pero en promedio podemos hablar de rindes normales, a diferencia de la zona de Cuyo, donde hubo mucha merma. Estábamos en plena vendimia cuando comenzó el aislamiento social preventivo y obligatorio, pero nuestra actividad quedó contemplada y exceptuada”.

Sobre lo que se puede esperar, el presidente de la asociación que agrupa a casi todas las bodegas del valle Calchaquí fue muy cauteloso: “Hacia adelante, el panorama es muy incierto. La caja del sector vitivinícola se está resintiendo muchísimo, por la cadena de pagos y las ventas mismas. No se ha paralizado, como otros sectores, pero las ventas bajaron mucho, veremos si finalmente es el 20, 30 o 40 por ciento. Sería un osado si te dijera una fecha para que esto se normalice…”.

Las bodegas salteñas también tienen una parte fundamental de su rentabilidad en la exportación, algo que tampoco está claro por estos días. “Esto es un problema mundial –afirma Thomann-. La crisis del 2001 fue grande, pero fue un problema nuestro; esto es una situación que está lejos de cualquier experiencia que hayamos tenido. El mundo va a ser más pobre y eso va a afectar a todos”.

Deja un comentario